Odio a los pájaros de mi barrio

Jueves por la mañana. Hace frío y es Otoño. Qué pereza despertarse a las 6’45 para ir a trabajar (la vida del Si-Si es lo que tiene). Las botas olvidadas en el tendedero, por supuesto heladas. Legañas, sueño y te vuelves a preguntar ¿por qué no me habré acostado antes? Cuando ya ves, lo hiciste a las 12 (una hora bastante indecente para una chica de tu edad…).

Pero nada es comparable con esa sensación que te invade al llegar al coche cuando de repente observas los 10.000 ataques de artillería pesada que sufrió esta noche. ¿Es que siempre el hueco que elijo (o el que me queda) tiene que ser bajo el hogar de todos los pájaros del vecindario? Y si es así, ¿Por qué tienen esta tendencia a mudarse de casa tan rápido (porque juraría que el lugar donde aparqué ayer estaba a 2 calles? Me encantaría poder decir que dejé mi coche en una tranquila y despejada calle sin árboles de por medio, pero seamos realistas, soy la becaria pringada (o recién contratada) de la zona que tiene que coger el último hueco que queda porque sale sin sol, y vuelve sin él.

Y encima, para colmo hoy juega el Atleti. Bye, bye pajaritos que esta noche, el coche me lo como yo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Mi cuaderno de notas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s