El burruño de mi pelo

Este domingo mis compañeras de Cherry Cake y yo, decidimos realizar la pertinente sesión de Halloween para colgar en la web. Dada la naturaleza de nuestro proyecto y de la fecha señalada encontramos un motivo que nos venía como anillo al dedo: Grandes mujeres históricas con muertes desgraciadas.

Si bien no podía faltar la sexy Marylin Monroe, la quejicosa Sissi o la excéntrica Frida Kahlo, el reparto se complementaba con una latina Selena y por supuesto la mejor exponente del barroquismo y el exceso María Antonieta. Y esta última fue la que me tocó encarnar a mí.

Teniendo en cuenta que por nuestra generación (y gustos) nos fascina totalmente la versión de Sofía Coppola (bien sea por el vestuario, la escenografía o la encarnación del personaje como una Kirsten Dunst joven del S.XXI), así que decidimos seguir sus pautas para revivir a la dama sin cabeza. Por lo que como tal, en vez de utilizar peluca se decidió subir cada uno de mis cabellos hacia arriba mediante la efectiva (y a posteriori dolorosa) técnica del cardado junto con polvos de talco. ¿Resultados? Impresionantes. El trabajo de Rosa y Yolanda quedó increíble y mi melena se convirtió en un nido de más de 20 centímetros de altura adornado con collares y joyas y por supuesto, con un tirabuzón rebelde que se desprendía suelto al lateral.

El problema llegó al aterrizar en casa. Lo que había sido una preciosa fantasía de la corte del rey Luis XVI se convertía en una pesadilla de dos días de duración. Eso no bajaba. Ni aplicando una, ni dos ni tres veces champú, acondicionador y mascarilla. Este es el total del proceso de mi lavado de cabeza:

– 3 Champú (Alucina, el agua rebota. Parece que tengo un paraguas en la cabeza)

– 2 Acondicionador extra liso (Ummm parece que sí que hay pelos en vez de una enorme masa)

– 1 Champú (Comienza a bajar el volumen, ya casi me toco la cabezaaa)

– 1 Acondicionador extra liso (Venga que esto tiene que funcionar…)

– 1 Champú extra liso (Joe, no hay manera)

– 1 Acondicionador extra liso (Vaaaamos)

– 1 Mascarilla extra liso (Reposa 5 m… me va a acabar dando alergia todo esto)

– 1 Champú extra liso (Es oficial, puedo tocarme con la punta de los dedos el cuero cabelludo)

– 1 Acondicionador extra liso (Oh si, sí! creo que ya está en vertical pero para abajo…)

– 1 Mascarilla extra liso (Reposa 30m. mientras ceno…¿se desharán los enredos GIGANTES?)

(Menos mal que cerraba el grifo entre jabonada y jabonada porque si no el gasto de agua habría sido inmenso).

= Enorme rasta en vez de enorme peluche gigante sobre la cabeza. Me planteo si ponerle nombre y comprarle una jaula (porque dudo entre si se asemeja a la cabeza de Bob Marley, a una rata gigante o a una bola sinuosa de esas que cruzan el Oeste). Pero bueno por fin algo es algo, al menos podía hacerme un moño o ponerme un sombrero.

Quiero pensar que ninguna desenfrenada damisela de la corte sucumbió a la locura de dejarse cardar el pelo hasta tales extremos. Eso quiero. Y también prefiero no pensar en los 80′ y en las melenas de Tina Turner o Diana Ross. Me he autoconvencido de que es rizo frito. Porque sólo la idea de pasar tortura similar día si y día también me duele en cada punto de mi cuero cabelludo. ¿Tantos productos especiales para estropear todo en una tarde? Creo que ahora tendré que utilizar un extra de especial reparado de Redken… La pregunta es: ¿Por qué soy siempre tan masoca?

Hoy dos días más tarde he conseguido terminar de desenredar todo el “burruño”. Y la verdad estoy TAN feliz que ya se me ha olvidado todo lo pasado. Sí, me resulta fácil olvidar los malos ratos. Siempre me quedo con los buenos. Y tanto es así, que a pesar del dolor sé, que lo volvería a hacer.

Gracias Rosa y Yoli! las fotos van a quedar estupendas:)


Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Mi cuaderno de notas

3 Respuestas a “El burruño de mi pelo

  1. Jime

    Ay que me parto muuuuucho! jajajajjajajajajaja qué bueno, gracias por provocarme una carcajada porque estoy malita en la cama y llevo como dos días sin reírme jjajajajajajjajajaaj me encaaanta! Ya estoy deseando ver la sesión, pero lo mejor de todo es que me recuerda a tu intento por arreglar “aquel pastel” en el corto XDDDD.
    Muakis!

    • Mha

      AJjajajjajaj TE PROMETO que escribiré acerca de eso. Esa historia merece un post sí o sí porque yo no he llorado tanto de la risa en mi vida:) ponte güenita nena!suscríbete al blog y así recibes noticias everyday guapiiii!mua!

  2. Pingback: Hasta las cejas « Pantone #319

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s