Utopía en la Tierra Antigravitacional

Después de cuatro días todo funcionaba con la misma exactitud. Mis ojos continuaban sin creerlo pero era cierto que aquel pueblo se había estancado en alguna dimensión paralela en la que los sueños parecían hacerse realidad.

Todas mis teorías físicas desarrolladas durante años se habían esfumado al llegar allí. A mi cabeza sólo venía una y otra vez la cita socrática que decía –Sólo sé que no sé nada-. Pero aquello era REAL. Y todas las muestras daban constancia de que no era un sueño.

Tras abrir los ojos y pensar en levantarme de la cama no tardé ni cinco segundos en encontrarme vestida y con los dientes lavados. No terminaba de entender el complejo funcionamiento de aquel espacio en el que los pensamientos se convertían instantáneamente en acciones sin tener que utilizar ni un solo músculo. Pero al menos comenzaba a dominarlo. Y digo al menos ya que en momentos como el que se acababa de acontecer, mi mente no estaba lo suficientemente alerta como para frenar esa interacción automática y realizar los actos por mí misma.

Los ancianos de la zona (que tras acumular la sabiduría de años y años de La Tierra Antigravitacional se encargaban de ejercer como maestros y tutores de los nuevos en la región), impartían lecciones acerca de negar a La Tierra Que Todo Nos Disponía su control absoluto de la situación en cada momento.  Y aunque en ocasiones resultaba muy práctico pensar en acercarse a la tienda del panadero y regresar a casa tras un guiño de ojos con dos barras bajo el brazo, era importante aprender a dejar la mente en blanco. De esta forma, no pensar en nada era la única manera por la que el medio no controlase nuestras acciones inconscientes y siguiésemos manteniendo una parcela de nuestro auténtico ser.

Algunos consideraban a La Tierra Antigravitacional un Paraíso de placer en el que todos los deseos se hacían realidad. Y no era para menos ya que en los árboles abundaba la comida y no era raro encontrarse jamones, salmones ahumados e incluso piruletas colgando de sus ramas. Nadie tendría nunca hambre porque los alimentos brotaban una y otra vez de cualquier bosque o jardín. Además las praderas que eran espesas y sus hierbas eran acolchadas formando lechos en los que recostarse, se disponían justo al paso de aquellos que sufriesen el mínimo sopor post-comida.

Pero volvamos al momento actual. Tras levantarme y dejar mi mente en blanco (tenía que medir muy bien mis acciones para no dejarme guiar sólo por el deseo) me dispuse a atravesar el umbral de la puerta y por primera vez salí a la calle yo sola.

En mi camino hasta la plaza del ayuntamiento no me topé con nadie. “Será que son incapaces de controlar sus acciones y por eso se dejan guiar directamente hasta el lugar deseado”-pensé. Aún no había abandonado mi mentalidad occidental y me seguía considerando superiormente intelectual (que vergüenza siento ahora de haber razonado así) al resto de aquellos seres que vivían en un lugar tan extraño.

Tras continuar mi proseguir por la estrecha calle que me daría acceso a la plaza observé una ventana abierta. Una familia de conejos hacía su vida cotidiana sin importarles que yo mirase descaradamente por el escaparate de su vivienda. ¿Pero qué me iba a extrañar ya si me encaminaba al despacho del Alcalde que casualmente era un niño de cinco años? Saludé con la mano y continué caminando.

Al llegar a la plaza una joven de trenzas doradas me saludó:

 –¿Eres Matilde la enviada del Otro Lado? – me dijo.

Asentí con la cabeza y antes de murmurar otra palabra mi mente volvió a escaparse dejándome sentada en un gran sillón rojo atada de pies y manos con un cordón de seda…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Mi cuaderno de notas

The XXmanía

Últimamente no dejo de escuchar The XX, el trío británico me acompaña allá donde vaya. ¿Y qué tienen para enganchar hasta tal extremo?

Pongámonos en situación, cuatro amigos se conocen en la afamada Eliott School (del que ya salieron otras míticas bandas como Hot Chip o el actor Pierce Brosnan) y tras fichar por la firma discográfica independiente Young turks se convierten en tres al poco. Debido a problemas personales Baria Qureshi, el encargado de los teclados deja el conjunto sin saber que abandonaba uno de los grupos más prometedores del panorama musical.

Comenzaron grabando en garajes ) y siendo teloneros de grupos como Florence + the Machine y ahora sus oyentes en LastFm son más de 444.000. ¿Hacen falta más datos? En la lista de los mejores 50 álbumes del año según Rolling Stone alcanzaron el número 9 y su música ha  sonado en anuncios de todo el mundo. Pero su participación con Crystalized para Gossip Girl o Islands sonando durante un episodio de Anatomía de Grey hicieron que el trío formado por Romy Madley Croft, Oliver Sim y Jamie Smith fuera la nueva banda obligatoria.

Unidos por un amor común a la oscuridad, a los sonidos de las guitarras ochenteras y al R&B Americano, el sonido único de The xx se corresponde con el de una banda cuyas influencias musicales incluyen desde Aaliyah hasta Cocorosie, Rihanna a The Cure, Missy Elliott a The Chromatics o desde Mariah Carey a Pixies.

LastFM (sacado del MySpace de la banda)

 

Yo, de acuerdo con la cita, creo que ha llegado el momento de dejar de pensar en el purismo cegador que genera el decir que no escuchas nada más que bandas legendarias (que por supuesto sientan las GRANDES BASES pero también te hace ser un GRAN PEDANTE) y comenzar a reconocer que las nuevas tendencias musicales tienen algo de influencia con la música comercial. ¿O es que es posible vivir al margen de los grupos que suenan 24h en la radio, en las calles y hasta en el dentista? The xx acierta, al menos de momento en su primer álbum sin renegar de ello (démosles fuerzas para un segundo) y guardan su purismo para la estética minimalista que les rodea hasta en el grafismo que les representa (fondo negro y aspa blanca).

Ahora la banda tras finalizar su primera gira disfrutan de la cosecha que bien sembrada, está comenzando a dar sus frutos.

Recomendación: Florence + The Machine, Klaus & Kinsky, The Sounds

Mi elección: Heart skipped a beat, Islands, Basic Space

Deja un comentario

Archivado bajo Beats on

Cuando Lady Gaga pidió unos churros con Pep Guardiola

Si tal día como hoy se abolió la esclavitud en Cuba, nació Steve McQueen o comenzaron las emisiones de Cuatro, el 7 de Noviembre de este año también tenía que tener algún suceso importante. Y nada más despertar ya he notado que algo ocurría cuando Facebook me ha notificado que tenía cinco amigos que cumplían años hoy. Cinco, nada más y nada menos. ¿Qué debió pasar el 7 de Febrero para tal Baby Boom?

El caso es que hoy en Madrid se celebran los Europe Music Awards de MTV y los hoteles de 5 estrellas están a rebosar. Pero no como poco, también tenemos un derbi Real Madrid- Atleti y el Barça también ha bajado a la capital ha jugar contra el Getafe. Con todo esto, podemos imaginarnos los pasillos del Palace o el Ritz siendo recorridos por los chicos de Muse o Arcade Fire o a Lady Gaga y Pep Guardiola esperando la fila del buffet para desayunar chocolate con churros (100%madrileño). ¿Y las fiestas de esta noche? ¿Cristiano Ronaldo buscará en Eva Longoria Parker su nueva conquista? Creo que se dará un buen piñazo porque nuestra Mujer desesperada es bastante monógama…

La sucesión de hechos extraños que se pueden acontecer esta noche en Madrid puede llegar al punto de Justin Bieber hablando con Miley Cyrus (vía BB) emborrachándose en la afterparty legalmente (en Europa soy mayor de edad guy!) , Taylor Momsen junto con Eminem de visita exótica al 666 (porque sigo pensando que la imagen de Barbie Gótica es un producto de marketing) o Linkin Park tocando en la Puerta de Alcalá junto con Katy Perry y 30 Seconds to Mars (espera, ¡que eso es verdad…!). Quizá Pe y Ja estarían encantados aquí en vez de en EEUU rodeados de tanta estrellita. No sé pero de esta que Almodovar o Santiago Segura podían sacar una buena en la fiesta de anoche con Bisbal rodeado de Kings of Leon y Ke$ha. Seguro que Enrique Iglesias hizo de guía que se lo tiene bien conocido en sus visitas a Madrid.

Dicen que la gran fiesta viene post-ceremonia y que será en el Florida Park junto al Retiro. Y de ambiente más cañí no se podían rodear. Que las jarras de sangría y los calamares no faltarán esta noche (lo sentimos vegetarianos, siempre podréis quedaros con las bravas), que Bon Jovi intentará incluir la palabra chopitos en la letra de su próxima canción y que Rihanna está pensando conjuntar sus modelitos con unas chanclas porque le han dicho que en España hace mucho caló. Lo que es seguro es que algún friky se cuela esta noche y también más de una Wannabe. ¡Y que no sea un Richy Bastante molestando a Iker (con Sara del brazo por supuesto) que tiene que hacer menos incómodo el reencuentro entre Piqué y Shakira!

No sé, el caso es que hoy Madrid is on fire, así que yo os dejo que me voy corriendo a la Puerta de Alcalá.

Today Madrid ROCKS!





4 comentarios

Archivado bajo Beats on

The Lion Heart Girl

 

Deja un comentario

Archivado bajo Beats on

Kigus invasores


Tras una semana sin actualizar, mi nuevo post, está dedicado a los fans de Barney el dinosaurio, de la troup de Ronald McDonald, de Mickey, Donald y amigos que corren por Disneyland. Y sobre todo, de Ernie, el pollo que persigue a Peter en Padre de Familia (osease yo). La manía por convertirse en animales ya no es sólo un súper poder de transformación si no que gente de todo el mundo está comenzando a transmutarse (cococococo!).

Si os fijáis últimamente no paran de aparecer en videoclips todo tipo de máscaras y disfraces con forma de mamíferos o aves (un ejemplo lo tenéis en el post anterior de Basia Bulat). Desde Kaiser Chiefs, Bloodhound Gang hasta la granadina Annie B. Sweet, el reino animal ha invadido todo tipo de escenarios. Donde viven los monstruos lo llevó al cine y para mí que más de uno debió pedir para reyes convertirse en bestia.

El Kigurumi (que así es como se llama la idea de salir a cualquier sitio metido en un disfraz con forma de perro, ardilla o incluso Pikachu) no es algo nuevo. En Japón la idolatría por los personajes de Disneyland o las mascotas de los equipos de fútbol americano ya existe desde hace tiempo, tanto que para ellos la moda ha pasado a convertirse en personajes de anime directamente (COSPLAY) utilizando máscaras y pelucas de colores. Se considera parte de una tribu urbana generalmente teenager pero ya que no les terminamos de entender del todo (dan un poco de miedito para poner la foto), nos vamos a quedar en cómo a calado aquí en Europa.

En Occidente, el movimiento Kigu ha comenzando por los modernos británicos. Si, ellos siempre a innovadores ganan. En el último Glastonbury entre charcos y botas de agua (wellies para los más políglotas o Hunter para los más pijales que sigan a Kate Moss hasta la tumba) los Kigu triunfaban. ¿Son colgados? ¿Son incomprendidos? ¿Son seres de otro planeta? Noooooooooooooo…. Son sólo animales del bosque y mascotas con un único propósito: pasarlo bien (a lo que adjunto, debe de ser muy calentito ya que debajo de tanta piel y trajes holgados puedes ir como una cebolla). ¿En España hay reunión el viernes noche para hacer botellón? Los ingleses también lo hacen, pero vestidos de coballas.

Si en livejournal los Kigurumin tienen una red social enorme a nivel mundial, Kigu Crew es la comunidad más grande que lo mueve en Reino Unido (hasta quedan para batir récords de cochinillas borrachas y demás criaturas). Se reúnen en fiestas, juegan al cricket. Mezclan lo antiguo y lo nuevo sin desprenderse de su atuendo preferido. Y la gran pregunta es: ¿De dónde los sacan? Porque con veinte tacos decirle a tu abuela que se curre un trajecito de gato, aunque a ella le haga  muy feliz volver a hacerte disfraces como cuando te vestiste de conejo par aquella función de Navidad del colegio, puede crear cierta hostilidad a nivel familiar y un punto de nerd imposible de eliminar (que suponemos ya sabían que tenías pero nunca lo habían querido sacar demasiado a la luz). Por ello, nuestros Kigus deciden comprar online sobre todo (aunque las de fiestas de disfraces para un último recurso supongo que siempre deben estar ahí…) en Kigu.co.uk y en  Kigurimi Store. Puedes diseñarlos tú mismo si no te gustan los que hay y se pueden lavar fácilmente y además están hechos para que duren así que no te preocupes, que para la boda de tu prima pequeña dentro de 10 años, también lo podrás llevar (pero con chaleco y corbata para ellos y un tocado en el caso de las chicas 😉 ).

En España la idea de parecer una mofeta las 24h aún no ha calado mucho aunque algunos gafapastilla están muy por la labor (y si no díganselo a Papá Topo…). Es una lástima porque nuestros bazares chinos harían el Agosto copiándolos de algún Japo despistado y utilizando la tela satinada que les sobró de los adornos de Navidad. Alguno ya lo debió de pensar y el otro día en Madrid vi a uno de Gato chino de la suerte.

¿Habrá kigus en las tiendas, en los colegios y hasta en el gobierno? Sinceramente, no lo creo pero es bastante divertida la idea de salir por ahí vestido de peluche adorable sin que nadie te reconozca. Saca tu instinto más salvaje y conviértete en animal (y si no sabes cual debes ser, algún test de Facebook te lo dirá ).

 

1 comentario

Archivado bajo Beats on

The Sweet Basia Bulat

Uno de los recientes descubrimientos musicales que he hecho y que me ayuda a tranquilizar mis mañanas (que van siempre a 100 por hora), es el de Basia Bulat. Te la presento: cantautora canadiense rubia rubísima como si viniese de algún país escandinavo sube al escenario acompañada siempre de su autoharpa (curioso instrumento de cuerda que se cree que fué inventado por un aleman) o una guitarra.

Oh my darling, el que fué su primer álbum en 2007 ya nos trajo acordes muy dulces pero Basia nos presentó este año su nuevo trabajo Heart of my own que como no podía ser de otra manera, vino también acompañado de su voz melódica que invita a soñar. Su toque folk aún no es muy conocido en España pero apunta por este descubrimiento si te gusta Jack Johnson o Texas. Y si no, prueba también porque esta canadiense, enamora a todos.

1 comentario

Archivado bajo Beats on

El lejano lugar donde se pierden las horquillas

Es comentado por ahí de la existencia de un remoto paraje donde se pierden las horquillas. Es un sitio lejano y muy grande donde esos ganchitos desaparecen hasta no dejarse ver jamás.

No sé por qué cada vez tengo más la sensación de que las horquillas están malditas. Sí, me refiero a esas baratijas que venden en los chinos, en el H&M (el chino más occidental para complementos) o en cualquier rincón que pille. Definitivamente están poseídas o si no es que existe algún tipo de Asociación Pro Horquillas Viajeras que les deja los desplazamientos a lugares lejanos a muy buen precio.

Tú, te las compras tan contenta “Venga, que sólo son 90cents y con todas las que vienen, esta vez me van a durar” (da igual que sean doradas o negras, siempre es lo mismo).

Al llegar a casa te preparas para salir esta noche y te pones tres o cuatro. Al día siguiente, ¿Cuantas quedan en tu cabeza? Con suerte una que debió de ser la más perezosa y encima se ha enredado en esos pelillos más cortos de la nuca organizándote un enredo de cuidado.

“Venga no pasa nada, hoy otras 3 y me sujeto ese par de mechones que me ponen histérica desde que me creció el flequillo” te dices (ilusa de tí). ¿Y al volver a casa? sólo 2 (y otra en el bolsillo sin saber muy bien por qué).

El dilema de las horquillas afecta a mujeres de todo el mundo (y supongo que a algunos hombres también) sin que nadie haya puesto fin a su misterio. ¿A dónde van a parar todos esos hierros perdidos? ¿Por qué repelen nuestras cabezas si fueron concebidas para estar en ellas? Sinceramente no lo sé, pero me fascina. No me quiero meter ya en el problema de las que tienen clip o de las de moño (traicioneras como ninguna con esas patas tan abiertas que no agarran nada como no las coloques en el lugar adecuado).

Al igual que el Ratoncito Pérez, los Reyes Magos o Papá Noel, nos preguntamos por el paradero del mágico mundo de las horquillas. Y como pista de ello usamos el único rastro que dejan: el de las rezagadas que se pierden en el fondo de los bolsos y que se descubren en el cambio de estación, cuando buscas las llaves o entre los mil papeles que se ocultan en su interior y aquellas otras que misteriosamente se encuentran en el suelo de tu habitación, bolsillos de vaqueros o lateral de cualquier prenda. A menudo, su fiel compañero es el céntimo de Euro por lo que en el caso de realizar una investigación es imprescindible preguntarle también a él.

Si en algún momento esta intriga puede ser resuelta, podré descansar 5m más cada noche en la cama pero mientras, me toca apañarme con las cuatro solitarias que fueron abandonadas al fondo del cajón porque pinchaban demasiado y que fueron fabricadas, probablemente por un torturador que una vez perdió todas sus horquillas o algún desafortunado calvo que quiso atentar contra la humanidad. Ouch!

2 comentarios

Archivado bajo Mi cuaderno de notas